Guia comercial de Albacete Servicios turísticos ALBACETE Albacete
Guia comercial de Albacete Servicios turísticos ALBACETE Albacete
Nuestras empresas
Guia comercial de Albacete Servicios turísticos ALBACETE Albacete

Estilo renacentista siglo XVI y XX

Historia

La zona estuvo habitada por los basetanos (pueblo ibérico), aunque el origen de la ciudad es musulmán. Fue llamada por los musulmanes Al-Basit (la llanura), y se correspondería en sus orígenes con una pequeña alquería musulmana (siglo IX). Albacete fue reconquistada en 1241 por Pelayo Pérez Correa en nombre del rey de León, Fernando III el Santo. En 1269 es entregada a la villa de Chinchilla de la que dependió hasta 1375 en que es declarada villa independiente segregándose de Chinchilla. En 1833 se convierte en capital de provincia, y en 1862 es declarada ciudad por la reina Isabel II.
 
 Características
 
La diócesis de Albacete fue creada en 2 de noviembre de 1949 por el papa Pío XII (Bula "Inter Praeipua"), por lo que su catedral, apenas tiene tradición y cosas de valor, aunque es muy querida por los albaceteños. La antigua iglesia parroquial de San Juan Bautista fue erigida como sede catedralicia de la nueva diócesis de Albacete en 5 de mayo de 1955.
 
 La catedral tiene sus orígenes en la antigua iglesia tardo-gótica o mudéjar de San Juan Bautista de finales del siglo XIII. Las obras de la actual catedral se iniciaron en 1515 en estilo renacentista y se terminaron bien avanzado el siglo XX, coincidiendo su finalización con la declaración en 1949 del rango de catedral, al ser creada la diócesis de Albacete. Tan largo periodo de construcción determina varios estilos arquitectónicos, si bien predominan el renacentista de su interior con bóvedas de crucería estrelladas y el neo-románico y neo-gótico de su exterior. Se desconoce el autor o primer maestro de obras de la iglesia (el primer libro de fábrica es de 1524), pero dado lo prolongado de su construcción han llegado hasta nosotros algunos nombres, los más renombrados Diego de Siloé (Diego Silohé) que fue llamado en 1538 para solucionar una serie de problemas surgidos con los pilares que sustentaban el templo y que siguiendo su informe serían sustituidos hacia 1541 por las actuales columnas por el maestro de obras de la Catedral de Murcia y de su diócesis, Jerónimo Quijano que lo fue entre 1526 y 1563. Por aquel entonces las iglesias de Albacete formaban parte de la diócesis murciana.
 
 Recuerdo tal vez de esta primitiva iglesia, es un pequeño  relieve encastrado en el muro exterior de la Catedral, que representa la primitiva imagen de la Virgen de los LLanos. Relieve que no cuenta con ninguna protección y que corre serio peligro de seguir deteriorandose.
 
 La Capilla Mayor ya estaba terminada en 1525, parece ser que el maestro de obras fue Hortin Peres y más tarde el maestre Pedro. La vieja iglesia iba siendo demolida en la medida que la nueva iba avanzando; así en 24 de mayo de 1538 es llamado Diego de Siloe para solventar los problemas que los pilares de sujección de las bóvedas están creando. Después de emitir su informe determina la construcción de cuatro grandes columnas que ejecutaría el maestro de obras Jerónimo Quijano. No dice en su informe nada del estado de las bóvedas, tal vez porque se no se les solicitase pero si que está claro que estas acabaron cayendose en 1545 no necesariamente por culpa de Siloé.
 
 El actual templo dispone de dos portadas, la principal de 1945 situada a los pies del templo y la lateral de 1960 situada en la fachada sur, en estilo neo-románico.
 
La portada lateral está formada por una serie de arcos de medio punto con tres arquivoltas que apoyan en sendas columnas con capiteles vegetales. El conjunto de columnas se levanta sobre un alto basamento. Destaca la portada por la total ausencia de decoración siendo el conjunto de arquerías totalmente lisas y molduradas de extraordinaria simplicidad. En origen esta puerta era la única entrada al templo y estaba formada por un simple vano en forma de medio punto.
 
 La portada principal situada a los pies del templo es de estilo neo-gótico y está precedida por una escalinata. La fachada comenzada en 1917 está formada por un gran arco apuntado que resguarda la puerta de entrada formada a su vez por otro arco apuntado en cuyo tímpano encontramos un relieve con el tema del Bautismo de Cristo. Por encima del gran arco de la fachada se dispone un rosetón neo-gótico. Sobre el conjunto que forma esta portada se alza una única torre rectangular con un sólo cuerpo y que cumple funciones de torre campanario. Remata este cuerpo una terraza abalaustrada de ladrillo. A la torre se accede por una escalera helicoidal sin barandilla cuyo acceso se encuentra por el interior del templo. La  sala de campanas se abre al exterior mediante un arco de medio punto en cada uno de sus lados y un pequeño balcón de cemento. Para la construcción de esta nueva fachada hubo que derribar lo que restaba de la antigua iglesia medieval y la torre campanario que todavía campeaba en uno de los extremos de la nave del templo.
Las campanas que disponía la catedral fueron destruidas y fundidas en el año 1936, durante la guerra civil española. Finalizada la contienda se compró un nuevo juego de campanas de nueva fundición, de menor tamaño y de sonido no muy armonioso, que son las que dispone en la actualidad. Los nombres de la mismas son: San Francisco de Sales, San Juan Bautista, San Enrique y María de los Llanos.
 
 Se trata de una iglesia de tres naves formada por tres tramos, de planta basilical de igual altura, las laterales más estrechas que la central y separadas por cuatro  gigantescas columnas acanaladas renacentistas de 13,60 metros de altura realizadas en cantería y con capiteles jónicos, según trazas de Diego de Siloé y ejecutadas por Jerónimo Quijano que sustituyeron a los antiguos pilares góticos. La llegada de Diego de Siloé a Albacete está confirmada en 1538. Las bóvedas de estilo gótico se desplomaron en el siglo XVI y fueron sustituidas por las actuales barrocas, realizadas por Gregorio Díaz de Palacios hacia 1690 (siglo XVII). Dispone de tres ábsides en línea con las naves de la catedral. La catedral quedó paralizada hasta el segundo par de columnas, para ser posteriormente terminada en pleno siglo XX, entre 1921 y 1960. La iglesia se complementa con una serie de capillas laterales de plantas cuadradas o rectangulares adosadas a los muros laterales a razón de dos capillas por tramo.  Como acabamos de comentar en 1597 las obras de templo quedan paralizadas por problemas económicos. Se da la circunstancia que hasta el siglo XX en que vuelven a ser retomadas las obras del templo, en la iglesia subsisten dos realidades constructivas diferentes, la parte nueva renacentista recien construida y la parte de los pies o templo medieval con su torre campanario situada en el el lado de la epístola. La iglesia que se encontraba inacabada estaba proyectada en origen con cuatro tramos y seis columnas según el proyecto original de Pedro de Monte.
La decoración de los muros del templo fueron encargados por el primer obispo de la diócesis monseñor Arturo Tabera Araoz a  Casimiro Felix Escribá García, en 1958, presbítero natural de Ayora (Valencia). Se trata de una serie de óleos sobre lienzos pegados al muro y que forman un total de once paramentos y lunetos con una superficie aproximada de 1000 m2 y que lo hacen estadísticamente como la segunda obra después de la Capilla Sixtina realizados por un sólo hombre, ya que lo hizo él sólo sin ayuda de ninguna otra persona. Tardó cinco años en realizar la obra y fueron acabadas el 14 de octubre de 1962. La temática gira alrededor de temas biblicos y otros de temática religiosa de libre interpretación. Como dato anecdótico podemos decir que los retratos de los personajes son vecinos de la localidad de su Ayora natal, ya que era en el taller de su localidad de origen donde pintaba los óleos que luego eran traspasados al muro.